6 Consejos Para Reducir La Contaminación Del Aire

Advertisement

Hacernos de la vista gorda ante el problema de la contaminación atmosférica no sólo pone en peligro nuestra propia salud, sino la salud del planeta para las generaciones venideras. Sin embargo, todavía hay tiempo para marcar la diferencia. Con estos siete sencillos consejos para reducir la contaminación del aire que presentamos a continuación, puedes empezar a mejorar la calidad del aire en tu casa y en tu comunidad.

En el complejo mundo actual, con productos químicos peligrosos en todo lo que compramos, los desechos electrónicos que llenan nuestros vertederos y el aumento exponencial de automóviles que queman gasolina en las carreteras, la idea de poder reducir la contaminación atmosférica no es fácil de imaginar.  Más que el smog, la calidad del aire está relacionada con todo, desde el asma infantil hasta el calentamiento global.

También puedes leer: 15 Datos Curiosos De La Contaminación Del Agua Que Te Impresionarán

Índice De Contenidos()

    6 Útiles Consejos Para Reducir La Contaminación Del Aire

    Lastimosamente todos los seres humanos tomamos decisiones todos los días que afectan de manera negativa al aire que respiramos. Las actividades comunes, como conducir el coche, cortar el césped, quemar madera en la chimenea, incluso usar aerosoles de laca y desodorantes, añaden cantidades sustanciales de contaminación al aire.

    6 Pasos Para Reducir La Contaminación Del Aire
    6 Pasos Para Reducir La Contaminación Del Aire

    Aunque no puedes resolver por ti mismo la contaminación del aire o el calentamiento global, tus elecciones son importantes. Tienes el poder de cambiar tu casa, el transporte y los hábitos de consumo para ayudar a limpiar el aire y preservar nuestro planeta para las generaciones futuras. Por esa razón, a continuación presentemos  algunos consejos para reducir la contaminación del aire:

    1. Entiende de dónde proviene la contaminación del aire

    Según la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA), hay seis causas principales de la contaminación del aire en los Estados Unidos. Las cuales no son más que el ozono a nivel del suelo, el dióxido de azufre, las partículas, el plomo, el monóxido de carbono y los óxidos de nitrógeno.

    Aunque la mayoría de las personas han oído hablar del monóxido de carbono, el plomo y las partículas, puede que se sorprendan al saber que la principal fuente de contaminación del aire hoy en día es el ozono a nivel del suelo.

    A diferencia de la capa de ozono natural de la que todos hemos oído hablar, la cual rodea la tierra y se encarga de regular la temperatura protegiéndola así de los rayos UV, el ozono que se encuentra en el suelo se produce cuando los óxidos de nitrógeno se mezclan con los compuestos orgánicos volátiles.

    La reacción química que se produce a continuación emite ozono a nivel del suelo que puede provocar numerosos problemas de salud. Las enfermedades de las vías respiratorias superiores como el asma, la bronquitis y el enfisema están todas relacionadas con el ozono a nivel del suelo.

    Entonces, ¿dónde ocurre esta reacción química? En cualquier lugar donde haya vapores de gasolina, gases de escape de coches, un gran almacenamiento de agentes químicos y emisiones de fábricas o plantas de servicios públicos. Reduce estos elementos clave y podrás reducir la cantidad de ozono a nivel del suelo a la que estás expuesto.

    2. Reducir el uso de los automóviles

    Los automóviles hacen más que contribuir al ozono a nivel de la tierra. La fabricación de gasolina requiere la quema de carbón y petróleo, lo que provoca un aumento de los dióxidos de azufre, otra de las seis causas principales de la contaminación del aire.

    La EPA dice que las refinerías de petróleo son productores clave de dióxidos de azufre y que cuanto más tiempo se pase al volante de un automóvil, mayor será la contaminación del aire para que todos puedan respirar.

    Aunque no sea posible eliminar completamente el uso de los automóviles, intente consolidar los mandados y las compras para evitar hacer múltiples viajes al mismo lugar. Si vives cerca de un tren de cercanías, comprométete a tomar el tren al menos un día a la semana para ir a trabajar.

    3. Plantar más plantas

    La NASA ha descubierto recientemente que muchas plantas domésticas, como la Gerbera Daisy, el Lirio de la Paz y la Hiedra inglesa son fundamentales para eliminar el monóxido de carbono del aire.

    Funcionando de igual manera a un hígado humano, las plantas que tenemos en nuestra casa son capaces de filtrar químicos dañinos y compuestos peligrosos que se encuentran en el aire, absorbiendo de esta forma las toxinas a través de diminutos poros en sus hojas y "digiriendo" la contaminación a través de sus tallos, raíces y fuera a través del suelo.

    El uso de estos filtros de aire naturales en su casa u oficina puede reducir enormemente la cantidad de contaminación del aire interior y ayudar a eliminar los resfriados recurrentes y los problemas respiratorios. Según el estudio de la NASA, otras variedades útiles para el aire limpio son la palma de bambú, el árbol de hoja perenne chino y cualquiera de los árboles de Dracaena.

    4. Usar la energía solar

    Advertisement

    Cuando pensamos en calentar nuestro hogar en el invierno lo hacemos con energía eléctrica, la cual puede parecer una forma ecológica de mantener cálido tu hogar, pero los COV que son generados por las plantas de energía eléctrica se encuentran entre los más altos en todas las formas de fabricación.

    Los óxidos de nitrógeno son también un subproducto de las empresas de servicios eléctricos y como aprendimos en el paso 1, la combinación de ambos puede conducir a aumentos mortales del ozono a nivel del suelo.

    Usar la energía solar
    Usar la energía solar

    Las empresas de servicios públicos producen más dióxido de azufre que las plantas de petróleo y la cantidad de otros recursos necesarios para operar las plantas hacen que las empresas de servicios eléctricos sean una opción menos que óptima cuando se busca "alimentar" tu casa.

    Mientras que los paneles de la generación anterior eran grandes y antiestéticos sobre el techo, las versiones modernas son coloridas, se instalan directamente en las tejas del techo y generalmente suelen ser completamente capaces de generar suficiente electricidad como para surtir de energía eléctrica toda tu casa, calentar el agua caliente y tener suficiente sobrante para vender a la compañía de servicios públicos.

    5. Eliminar el plomo

    Los peligros de la pintura a base de plomo se conocen desde aproximadamente el decenio de 1970; sin embargo, los recientes problemas ambientales relacionados con los juguetes importados han hecho que todo el mundo se replantee el uso del plomo en los productos domésticos comunes.

    Los combustibles con plomo se eliminaron gradualmente después de la enmienda de 1990 a la Ley Federal de Aire Limpio, haciendo que la quema de basura, el almacenamiento de pilas y el lixiviado de los servicios públicos sean las principales fuentes de contaminación por plomo en los hogares.

    Verifica tus aparatos de gas y electricidad para asegurarte de que no hay fugas en las líneas o cortocircuitos en el cableado. Nunca quemes basura o uses tu chimenea para deshacerte del exceso de basura. Si tienes pilas viejas tiradas por ahí, llama al Departamento de Salud Ambiental de tu condado y pregunta dónde puedes deshacerte de ellas legalmente.

    Lo más importante es revisar la etiqueta de los artículos pintados como muebles, artículos de decoración y juguetes de niños. Si no estás seguro de si el artículo contiene pintura a base de plomo, contacta con el fabricante y pregunta. Si no pueden decirte, devuelve el artículo para un reembolso o deshazte de él por completo.

    6. Nunca más quites el polvo

    Bueno, en realidad no. Pero ten cuidado con el tipo de polvo que levantas. Gran parte de la espesa neblina marrón que se ve en las grandes zonas urbanas es una combinación de polvo de obras, humo de fábricas y las emisiones de los coches mezclados.

    Si bien es posible que no puedas controlar el número de coches en la carretera o los tipos de fábricas que funcionan, puedes vigilar tu patio en busca de zonas secas y hacer tu parte para eliminar el polvo.

    Esto es especialmente importante si utilizas muchos fertilizantes químicos u otros tratamientos en tu parche de tierra porque esos químicos se mezclarán con otros una vez que estén en el aire y podrían causar problemas de salud aún mayores.

    Si tienes una gran área de tu jardín que no está en el terreno, asegúrate de que permanezca húmeda y no se deje secar completamente, creando polvo.

    Si no estás listo para una plantación, rocía el área con agua cada pocos días para mantener el polvo bajo control. Mejor aún, cúbrelo con láminas de plástico para evitar que el suelo se seque mientras generas tu propio sistema de riego solar al mismo tiempo. Este fue el último de nuestros consejos para reducir la contaminación del aire, esperamos puedas ayudar al plante poniéndolos en práctica.

    Advertisement

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir