7 Recomendaciones Para Cuidar Un Tatuaje

¿Tienes un nuevo tatuaje, pero no sabes exactamente cómo cuidar la obra de arte para que no solo permanezca bella y atractiva el mayor tiempo posible, sino que también sane perfectamente? Tenemos algunas nuevas recomendaciones para cuidar un tatuaje para un proceso de curación saludable.

Es importante que te ocupes de tu nuevo tatuaje tan pronto como esté terminado para que se cure rápidamente y conserve bien su color. Mantenga la venda que el tatuador te ha colocado durante al menos unas horas antes de quitarla suavemente y enjuagar la zona tatuada con agua tibia. Mantén tu piel limpia e hidratada, evita el sol y no te rasques el tatuaje para que sane perfectamente.

Índice De Contenidos

    7 Recomendaciones Para Cuidar Un Tatuaje. Consejos Útiles.

    Un tatuaje es un acto irreversible. El acto de tatuar implica una ruptura de la piel. Este constituye un punto de entrada potencial para los agentes infecciosos, en el momento del gesto, pero también durante el período de curación.

    Persona tatuando
    Persona tatuando

    Su realización puede ser dolorosa (cada persona tiene un umbral de tolerancia diferente) y entonces requerirá atención. Por lo tanto, el solicitante es responsable de una parte significativa del resultado final. También es necesario preparar la zona tatuada antes de la sesión en el estudio de tatuajes. A continuación, te mostramos algunos de los métodos y consejos más utilizados para cuidar un tatuaje...

    1. Preocúpate por curar tu nuevo tatuaje

    Tu tatuador te dirá que es el período de curación, el que decidirá la apariencia final de tu tatuaje. Esto se extiende desde el último pinchazo de aguja hasta seis semanas después, cuando tu tatuaje ha adquirido (casi) su apariencia final. De hecho, a diferencia de los tatuajes efímeros, los tatuajes permanentes están lejos de ser una operación inofensiva y requieren el máximo cuidado.

    Cuando haya terminado su trabajo, tu tatuador debe colocar una pomada bactericida en la zona del tatuaje y hará un vendaje: se aconseja mantenerlo puesto durante 24 horas para proteger las pequeñas heridas contra las bacterias. Una vez que te hayas quitado la venda, limpia tu tatuaje en agua tibia con una solución antiséptica, teniendo cuidado de no poner tu nuevo tatuaje directamente bajo el agua. Deje que se seque al aire libre.

    Es importante mantener el tatuaje ligeramente húmedo. Si dejas que se seque, podría llevar a la formación de gruesas costras en tu tatuaje. Secar el tatuaje podría hacer que se curara mal y esto podría afectar a la calidad del trabajo. Para evitar esto, tu tatuador te recomendará una crema curativa que se aplicará en una capa fina sobre tu tatuaje. Deja tu tatuaje al aire libre tanto como sea posible durante el proceso de curación.

    2. Tienes que mantener tu tatuaje en buenas condiciones

    Mientras que tu tatuaje se está curando, puedes experimentar algo de picor. Sobre todo, evita ceder a tus impulsos y rascarte o frotarte la piel. Te arriesgas a irritar las heridas y a depositar bacterias en tu tatuaje. Los baños y las sesiones en la piscina también debes evitarlas al principio, ya que una inmersión prolongada podría eliminar parte de la tinta de tu tatuaje: ¡pega en las duchas! La exposición al sol tampoco es recomendable: mantén tu tatuaje a la sombra durante al menos un mes.

    En caso de que salgas exponiendo tu zona tatuada, recuerda aplicarte una crema solar con un índice de al menos 30, para evitar la decoloración de la tinta. Tu tatuador podrá informarte sobre productos especialmente adaptados. Evite la ropa apretada alrededor de la zona del tatuaje: sanará mejor si puede respirar. Finalmente, evita el deporte intensivo durante un mes: ciertos movimientos podrían distorsionar el diseño, y la transpiración podría atacar el color.

    3. Debes evitar el exceso de trabajo en la zona tatuada

    Especialmente cuando se trata de zonas grandes. Por lo tanto, si te haces un tatuaje en la parte superior del brazo, te aconsejamos que no hagas deportes que trabajen esta parte del cuerpo, como por ejemplo flexiones de brazos.  Esto podría complicar el proceso de curación y deteriorar tu tatuaje.

    4. En caso de que te encuentres embarazada, ten cuidado con las infecciones.

    La curación de los tatuajes es un proceso que puede ser potencialmente dañado durante tu embarazo: el sistema inmunológico se debilita y por lo tanto el riesgo de infección aumenta. Además, puedes estar más cansadas y ser más vulnerables al estrés durante el embarazo. Y tu resistencia al dolor disminuye. Un parto prematuro puede ser desencadenado por un shock, un dolor intenso, el estrés, tantas cosas bastante frecuentes durante una sesión de tatuaje.

    No se conoce las consecuencias de la tinta en el feto o en el niño no nacido. De hecho, la tinta pasará a través de la barrera de la piel y terminará en el cuerpo. La piel se estira durante el embarazo y se estira después, el peso varía durante y después del embarazo: dependiendo de la ubicación, es probable que su diseño se deforme. Se les recomienda a las mujeres embarazadas que tengan paciencia y que vengan una vez que el parto y la lactancia hayan terminado.

    5. No dudes en informar cualquier riesgo posible, incluso mínimo

    Si te han puesto anestesia general en los últimos 3 meses, se te recomienda que esperes un poco, ya que existe el riesgo de que la piel no tome la tinta de forma normal. Si padeces una enfermedad, con o sin tratamiento, debes buscar el consejo de tu médico. Puede exigirse un certificado médico.

    Ninguna crema anestésica o parche será realmente efectiva para un tatuaje. Por favor, no utilices este tipo de productos antes de tu cita porque modifican tu piel, la hacen rígida y les impiden a los tatuadores hacer su trabajo correctamente.

    6. Ten cuidado con los efectos

    Finalmente, si en alguna ocasión vez que tu tatuaje comienza a producirte dolor, enrojecimiento que persiste, olor fuerte o pus, debes informar a tu tatuador, quien dependiendo de la gravedad, te aconsejará o te remitirá a un médico o dermatólogo. Muy raramente, algunas personas tienen una reacción alérgica a las tintas de tatuaje (o a la crema), parece que las tintas más alergénicas son las tintas de colores, rojo y verde. En estos casos, por desgracia es bastante grave, tendrá que ir directamente a un dermatólogo.

    No te inquietes si tu tatuaje produce líquido durante los primeros días

    Después de la sesión el tatuaje producirá un líquido que puede ser claro o del mismo color que tu tatuaje. Pero no te preocupes, esto es completamente normal, el cuerpo rechazará el exceso de tinta y comenzará el proceso de curación, solo límpialo como se describe arriba o sigue las instrucciones del tatuador.

    7. Debes mantener tu tatuaje a largo plazo

    El período de curación ha terminado: ¡por fin podrás disfrutar de tu tatuaje en todas las circunstancias! Sin embargo, ten en cuenta que su mantenimiento nunca está realmente terminado. La protección contra el sol y la hidratación diaria de la piel son esenciales si quieres que tu tatuaje mantenga todo su esplendor.

    Y en caso de embarazo, como ya mencionamos, deberás prestarle especial atención, sobre todo si es en el vientre, las caderas o los senos: la aplicación de un bálsamo nutritivo, desde el inicio del embarazo hasta los meses posteriores al parto, permitirá que tu piel conserve su elasticidad y evitará la deformación de tu tatuaje.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir