Cómo Funciona un Hormiguero.

Las hormigas son insectos eusociales que viven en un hábitat muy específico que ellas mismas construyeron y equiparon, y que se llama hormiguero. Cada hormiga tiene un papel bien definido y permanece allí durante toda su vida. Descubramos cómo viven estos himenópteros y cuál es precisamente la eusocialidad que los diferencia de muchos otros insectos. Veamos cómo funciona un hormiguero.

Son millones de miles de millones y han colonizado casi todas las regiones del planeta. Las hormigas, con su organización similar a las sociedades humanas, muestran que la unidad es la fuerza. Apareciendo hace unos 120 millones de años, las hormigas ocupan un lugar especial entre los insectos que han alcanzado la perfección social, es decir, la eusociabilidad. Estas son sociedades matriarcales en las que la división del trabajo se lleva al extremo. Solo las reinas son fértiles, mientras que las trabajadoras estériles se encargan del aprovisionamiento de la sociedad, su defensa o la madre de las larvas. Los machos se limitan al papel de simples transportadores de esperma.

Cómo Funciona un Hormiguero.
Cómo Funciona un Hormiguero.
Índice De Contenidos()

    La Hormiga: Un símbolo de eusocialidad.

    Las hormigas son bien conocidas por su modo de organización social conocido como eusocialidad. Se basa en la distinción entre individuos no fértiles y fértiles que conforman el mismo grupo y todas cuyas unidades viven en comunidad. Este escenario es muy representativo de las hormigas, pero también de las abejas, las termitas, ciertas especies de camarones, la rata topo de Damara o la rata topo desnuda, por ejemplo.

    Cada casta juega su propio papel y no deroga de ella. La división de tareas es extremadamente especializada, que es el principio mismo de un superorganismo como el hormiguero. Así, las hormigas no fértiles defienden la colonia, cuidan a las crías, alimentan y protegen a las hormigas fértiles que, ellas, son las únicas responsables de la reproducción. Ninguna hormiga funciona para sí misma, pero sí funciona exclusivamente para la colonia.

    El peligro de la eusocialidad, a nivel individual, es que, si las hormigas se encuentran repentinamente aisladas, ninguna podría sobrevivir por mucho tiempo por sí misma.

    Comunicación en un hormiguero.

    Tal intercambio de roles requiere el establecimiento de una notable cooperación entre todos los miembros de la sociedad. La adaptabilidad de las hormigas resulta de una comunicación olfativa excepcional. En su mundo donde el silencio prevalece sobre el ruido, las feromonas, es decir, un cóctel de moléculas olorosas, desencadenan las actividades concertadas más variadas. Desde la investigación de alimentos hasta la alarma, pasando por cuidado de jóvenes o reconocimiento de familiares, todo se rige por la producción de información química.

    Estas características moduladas por la evolución han llevado a la aparición de especies con las más variadas costumbres. Desde hormigas depredadoras hasta hormigas cazadoras, hongos u hormigas cosechadoras hasta hormigas tejedoras, todas se han especializado y adaptado a su entorno. Ellas inventaron la agricultura hace 50 millones de años, saben cómo orientarse en puntos topográficos o usar una brújula solar cuando se pierden.

    Estos comportamientos tienen un solo objetivo, llevar un máximo de alimentos al hormiguero para que pueda criar el mayor número posible de criadores. Debemos creer que la meta establecida por la evolución se ha alcanzado ya que conocemos más de 14.000 especies de hormigas desde la Antártida hasta el Ecuador. Un éxito ecológico que comparte con el hombre.

    Cómo Funciona un Hormiguero.

    Dentro de un hormiguero, se organizan varias castas de individuos, y estos últimos establecen intercambios entre ellos, tanto en términos de materia como de comunicación. Una fuerte cohesión une a todos los miembros de la colonia y las hormigas nodrizas brindan innumerables cuidados a los más pequeños para multiplicar sus posibilidades de supervivencia.

    Estos son los principios de la eusocialidad. Todas las hormigas que forman una comunidad interactúan con buena inteligencia en el más puro respeto por las condiciones operativas de su unidad cuyo objetivo principal es proteger a la reina y la cría. Esta consiste en huevos, pero también larvas y ninfas.

    Fascinante, el hormiguero es un modelo de organización y colaboración entre hormigas. En general, funciona de la siguiente manera.

    Las hormigas se clasifican en tres castas: trabajadoras, machos, reina.

    • Las trabajadoras tienen varios roles, construir y organizar el nido, mantener el hormiguero, suministrar el nido con comida, proteger, alimentar a otros trabajadores ocupados regurgitando alimentos pre-digeridos en la boca.
    • Algunas trabajadoras tienen una función exclusiva de niñera y cuidan los huevos hasta que nacen. Traen comida a las larvas que vigilan para darles toda la protección que necesitan.
    • Otras trabajadoras tienen un papel de soldado y protegen el hormiguero contra los atacantes (insectos, por ejemplo).
    • Los machos solo deben preocuparse por las hormigas fertilizantes que se convertirán en reinas antes de unirse a los nuevos hormigueros y que a veces se llaman "princesas”. La vida de los machos no es la más agradable, ya que se aparean solo una vez y mueren de inmediato.
    • La reina es una hormiga reproductora adulta que dirige el hormiguero y pone hasta un millón de huevos durante su existencia. Ella puede vivir entre 9 y 15 años. Es la más grande de todas las hormigas en la colonia.

    Estos insectos se comunican entre sí a través de sus feromonas.

    Singularidad de la hormiga.

    La característica común de todos los organismos que viven en sociedad, desde la hormiga hasta el hombre, es la existencia de cooperación entre los individuos que proporciona un beneficio neto a cada uno de los especímenes del grupo. En las hormigas, la cooperación y la vida social se ven favorecidas por la posesión de órganos más específicos. Una glándula posfaríngea en la cabeza se encuentra solo en las hormigas.

    Además de una acción bastante modesta vinculada a la digestión, su secreción desempeña un papel fundamental en el proceso de reconocimiento colonial. Gracias a esta secreción, los trabajadores en el mismo nido identifican a sus congéneres como parte de la misma sociedad, que se abre en la parte posterior del cofre. Esta estructura emite sustancias antibióticas y antifúngicas que ayudan a mantener el nido en perfecta limpieza.

    Esta glándula que acabamos de mencionar está relacionada con la vida social de estos insectos. Otro dispositivo anatómico juega un papel fundamental en la vida en sociedad. Se trata de la existencia de un cultivo social. Después del esófago, este bolsillo del sistema digestivo tiene un dispositivo de cierre opcional hacia la parte posterior. Cuando se cierra la apertura, los individuos responsables de alimentar a la sociedad llenan este cultivo con jugos dulces, por ejemplo, melaza de pulgones.

    De vuelta en el nido, los insectos que se alimentan regurgitan el alimento a otras hormigas que por el mismo proceso alimentan a la reina y las larvas. Este intercambio boca a boca de alimentos líquidos se conoce como trofalaxis.

    Por supuesto, cuando la hormiga proveedora quiere usar la comida para su beneficio, abre el cultivo social, cuyo contenido luego fluye hacia su estómago. Los intercambios trofalácticos son una característica de los insectos sociales y se encuentran solo excepcionalmente en el resto del mundo animal. Al aumentar las interacciones entre los ocupantes del mismo nido, sin duda han sido un poderoso motor de evolución social.

    Reinas por hormiguero.

    Dependiendo del caso, un hormiguero puede tener solo una reina o más. En este caso, el nido recibe un término muy distintivo, a saber:

    • Una sola reina: hormiguero monoginoso.
    • Varias reinas, pero cada una tiene su propio sector dentro de la misma colonia, y las batallas pueden tener lugar si las reinas se encuentran: hormiguero oligoginoso.
    • Varias reinas fecundadas que no están enclaustradas en logias específicas pero viven juntas, en la colonia, y los trabajadores se dedican por completo a ellas sin ninguna distinción entre las reinas que viven en armonía: hormiguero poliginoso.

    Los diferentes tipos de hormigueros.

    Podemos clasificar los tipos de hormigueros según su forma y estructura física.

    El domo hormiguero.

    Es el más frecuente. Su vulnerabilidad se debe principalmente al hecho de que este nido es evidente. Por lo tanto, puede ser fácilmente destruido por caminantes o animales. El hormiguero de cúpula se puede construir con ramitas, restos de plantas, resina, tierra, arena y grava, y en algunos casos incluso con restos de animales. A veces también puedes notar pequeñas cúpulas, pero es una protección para calentar la cría. Por lo tanto, no son verdaderos hormigueros en el sentido literal del término.

    El hormiguero construido bajo tierra.

    También común, incluye numerosas galerías que las hormigas excavadoras excavan en el suelo y que luego traen a la superficie. Estos trabajadores, por su arduo trabajo, permiten el acceso a lugares de almacenamiento para huevos, ninfas y larvas, pero también a un lugar reservado para la reina. Las hormigas pueden acceder a estas diferentes áreas a través de largos túneles. Estos lugares de almacenamiento se llaman habitaciones planas.

    Las crías a menudo están protegidas debajo de los azulejos del patio, por ejemplo, expuestos al sol. Cada espacio debajo de los azulejos está optimizado porque representa una especie de habitación cálida.

    Nidos de hormigas seta.

    Las hormigas setas son aquellas que cultivan sus propios hongos. Este nido se puede arreglar en el suelo, se compone de túneles de acceso múltiple, túneles de ventilación y salas. También se puede construir directamente en plantas mirmecófilas, es decir, plantas que viven en simbiosis con las hormigas porque tienen la capacidad de adaptarse. Por lo tanto, es directamente dentro de la planta donde se organiza el hormiguero. A veces, estos insectos usan la seda que producen sus larvas para unir las hojas de las plantas y así formar el nido que necesitan.

    La especialización de las hormigas Seta.

    La división del trabajo alcanza un grado máximo de sofisticación en las especies avanzadas cuyas sociedades tienen miles o decenas de miles de individuos. Este es el caso de las hormigas de hongos sudamericanas que se alimentan de un hongo que cultivan. Esta actividad, requiere no menos de 29 tareas diferentes confiadas a tantas categorías de trabajadores que combinan morfología y edad particulares.

    Para dar solo un ejemplo, el tratamiento de los desechos generados por el cultivo del hongo se confía a los trabajadores de los medios y a los trabajadores de más edad. Estos trabajadores son verdaderos recolectores de basura. Administran habitaciones en las que se amontonan los desperdicios. En estos "contenedores", proliferan las bacterias. Es esencial no contaminar a todos los trabajadores. También las hormigas polvorientas, una vez que regresaron a estas habitaciones, ya no se van. Allí mueren víctimas de enfermedades bacterianas. Una vez más, se trata de trabajadores de más edad, ya al final de sus vidas, cuya desaparición no afecta el futuro de la sociedad.

    La división del trabajo entre las hormigas permite una cierta flexibilidad, especialmente cuando se trata del polietismo de la edad. Esto es particularmente cierto cuando cambia el entorno social o cuando surgen nuevas necesidades. Si retiramos a los trabajadores forrajeros de la hormiga Tapinoma erraticum, los trabajadores de enfermería más antiguos se convierten en forrajeros para que no se interrumpa el suministro de la sociedad. El proceso de maduración se acelera, lo que le permite pasar de una tarea a otra.

    Para Cerrar.

    Antes de cerrar, también puedes leer sobre Qué Pasa si Pierdes un Ave.

    Las hormigas son probablemente las mejor estudiadas porque tienen varias ventajas entre los insectos eusociales. Si bien las especies de abejas melíferas se pueden contar con los dedos de ambas manos, hay casi 14.000 especies de hormigas, lo que da esperanza para una amplia variedad de estilos de vida. Se encuentran en todas partes, en o debajo del suelo, en árboles, desde regiones árticas hasta el ecuador, pasando por desiertos. Cada investigador tiene así una gran cantidad de material biológico por estudiar.

    Finalmente, su pequeño tamaño y la ausencia de alas hacen posible realizar y multiplicar la cría en nidos artificiales de tamaño modesto. La observación en el laboratorio se facilita enormemente. No hay escasez de material. Se estima que entre 1 y 10 millones de millones de hormigas circulan en el Globo en cualquier momento. Aunque una hormiga pesa en promedio solo 1 a 10 mg, o aproximadamente 10 millones de veces menos que un humano, la biomasa excede el peso de toda la humanidad.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir