Consecuencias de la Menopausia Precoz.

El impacto en la salud física, incluido el aumento de los riesgos de aparición de osteoporosis y enfermedades cardiovasculares, las emociones, el estado de ánimo, la imagen corporal y el cambio en las relaciones pueden ser consecuencias de la menopausia precoz, pero existen opciones de tratamiento y formas de controlarla, que ayudan mucho a la paciente.

La menopausia que ocurre antes de los 45 años se le conoce como menopausia precoz. Esto puede deberse a:

  • Insuficiencia ovárica primaria donde los períodos se detienen espontáneamente.
  • Tratamiento de quimioterapia y radioterapia para el cáncer.
  • Menopausia inducida quirúrgicamente cuando se extirpan los ovarios.
Consecuencias de la Menopausia Precoz
Mujer sofocada. Menopausia Precoz.
Índice De Contenidos()

    ¿Qué es la menopausia precoz?

    La menopausia precoz es cuando el período menstrual final ocurre entre los 40 y 45 años de edad. Hasta el 8% de las mujeres han tenido su período final para cuando tienen 45 años. El número de mujeres que alcanzan la menopausia en este momento puede aumentar en relación con el tratamiento después del cáncer o la extirpación de los ovarios.

    Esto puede suceder porque:

    • Los períodos se detienen espontáneamente, debido a la insuficiencia ovárica primaria (IOP), esto afecta hasta el 1% de las mujeres.
    • La menopausia es inducida cuando los ovarios se extirpan quirúrgicamente (ooforectomía).
    • Por efectos del tratamiento de quimioterapia o radioterapia para el cáncer.

    Insuficiencia ovárica primaria (IOP).

    Cuando los períodos se detienen espontáneamente, ya sea prematuramente o precoz, esto se conoce como “insuficiencia ovárica primaria” (IOP).

    La IOP no es lo mismo que la menopausia a la edad esperada porque existe una pequeña posibilidad de que la función ovárica se reanude espontáneamente, mientras que esto no ocurre después de la menopausia esperada.

    Menopausia inducida.

    Los tratamientos de quimioterapia y radioterapia pueden hacer que los ovarios dejen de funcionar, lo que significa que los períodos se detienen, y esto generalmente se describe como menopausia inducida.

    La extirpación quirúrgica de los ovarios también conduce a la menopausia. La cirugía puede ser con o sin histerectomía (extirpación del útero).

    Causas de la menopausia precoz.

    Hay muchas causas de la menopausia precoz. Está claro que la cirugía para extirpar los ovarios (ooforectomía) resulta en una menopausia instantánea, y los tratamientos de quimioterapia y radioterapia hacen que los ovarios se debiliten, pero las causas de las IOP no siempre son tan claras. En aproximadamente el 60% de las mujeres, no se puede encontrar una causa.

    Anormalidad genética.

    Se necesitan dos cromosomas X funcionales para la función ovárica normal. Algunas condiciones genéticas implican problemas con los cromosomas X, como:

    Síndrome de Turner (falta uno de los cromosomas X o es anormal).

    Síndrome X frágil (donde la parte inferior del brazo largo del cromosoma X está rota o es frágil).

    Existen otras anormalidades genéticas más raras, como la galactosemia (una condición genética que afecta la capacidad del cuerpo para procesar la galactosa), que todavía está bajo investigación.

    Trastornos autoinmunes.

    Estos incluyen la enfermedad de Addison (insuficiencia suprarrenal), enfermedad de la tiroides, diabetes tipo 1, enfermedad de Crohn, enfermedad celíaca u otros trastornos autoinmunes.

    Desórdenes metabólicos.

    Estos trastornos son poco frecuentes, pero pueden incluir galactosemia y deficiencia de aromatasa (un problema para convertir la hormona andrógena en estrógeno).

    Otras causas comunes.

    Infección. Las paperas pueden causar una infección en los ovarios llamada ooforitis.

    Idiopática. Este término describe los casos individuales de mujeres cuyos períodos se detienen sin encontrar una causa conocida.

    Menarquia temprana. Períodos que comienzan a los 11 años o antes.

    Antecedentes familiares. El riesgo aumenta hasta 12 veces.

    Fumar. El cigarrillo incide directa e indirectamente.

    Cirugía previa en los ovarios. Por ejemplo, en endometriosis recurrente.

    Síntomas de la menopausia precoz.

    Los síntomas de la menopausia prematura o precoz son básicamente los mismos que para la menopausia a la edad esperada de 50 a 54 años. Sin embargo, a menudo son más graves.

    En la menopausia prematura o temprana no inducida por cirugía o tratamiento contra el cáncer, los primeros síntomas pueden ser:

    • Irregularidad del período.
    • Falta de períodos después de suspender la píldora anticonceptiva oral.
    • Incapacidad para quedar embarazada.
    • Síntomas transitorios, intermitentes o sin síntomas, excepto por los períodos menstruales que se detienen.

    Se pueden experimentar otros síntomas mientras aún tiene períodos y pueden fluctuar y empeorar a medida que los períodos se vuelven menos frecuentes. Puedes sentir:

    • Mucho calor.
    • Cuerpo sudoroso.
    • Dispareunia vaginal (dolor con las relaciones sexuales) y sequedad.
    • Alteración del sueño.
    • Cambios de humor, incluyendo irritabilidad, disminución del humor y poca concentración.
    • Síntomas urinarios, incluida el aumento de la frecuencia.
    • Baja líbido o deseo sexual.
    • Falta de energía.
    • Síntomas premenstruales, que incluyen dolor en los senos y distensión abdominal cuando los ciclos son irregulares.

    Consecuencias de la Menopausia Precoz.

    Ya en este punto está claro que existen cambios drásticos que debes saber afrontar.

    1.- Pérdida de la fertilidad.

    Para algunas mujeres, la menopausia precoz o prematura puede eliminar la posibilidad de convertirse en madre. Cuando se quita el poder de tomar esa decisión, puede parecer injusto. La menopausia precoz o prematura puede significar que el anhelado papel de la maternidad podría no suceder o, si sucede, puede no suceder de la forma que se espera.

    Algunas mujeres con menopausia precoz o prematura sienten que tienen que asumir un papel que no esperaban hasta los 50 años: el de una mujer menopáusica. Incluso podrían experimentar la menopausia antes que su propia madre, teniendo otro efecto: el psicológico.

    A veces tenemos muchos roles, que pasamos por alto cuando nos enfocamos fuertemente en querer cumplir uno en particular. Algunas mujeres olvidan que también son compañeras, hijas, hermanas, amigas, tías, nietas, trabajadoras, vecinas, cuidadoras. Pensar en estos otros roles no quita necesariamente todo el dolor de la pérdida, pero puede ayudar a cambiar el enfoque.

    También hay otras formas constructivas de pensar sobre su papel en la vida. Por ejemplo, si cree que su papel es ser madre, explore los pasos que puede seguir para lograrlo; quizás los donantes de óvulos o la adopción son opciones. Puede ser útil buscar asesoramiento para ayudarte con la toma de decisiones.

    2.- Riesgos de osteoporosis.

    Los riesgos de desarrollar osteoporosis son mayores para las mujeres con menopausia precoz que para las mujeres que llegan a la menopausia a la edad esperada. Por esta razón, es importante que busques asesoramiento y tratamiento de tu médico.

    Las mujeres que experimentan la menopausia prematura o temprana pueden comenzar a perder densidad ósea a una edad más temprana que las mujeres que experimentan la menopausia en sus 50 años. Esto las pone en mayor riesgo de desarrollar osteoporosis más temprano en la vida que las mujeres que se someten a la menopausia en la mediana edad. Cambiar su estilo de vida puede ayudar a mantener la salud ósea. Los cambios en el estilo de vida incluyen:

    • Ingerir 3 o 4 porciones diarias de productos lácteos ricos en calcio.
    • Actividad física regular, incluido el fortalecimiento muscular supervisado y el ejercicio con pesas.
    • Mantener buenos niveles de vitamina D. La exposición a la luz solar durante el día ayuda a proporcionar el requerimiento diario necesario (esto varía según la ubicación y la estación). Se puede requerir un suplemento de vitamina D si el nivel de vitamina D en la sangre está por debajo del rango normal.

    La evaluación regular de la densidad mineral ósea es esencial.

    3.- Riesgos de enfermedad cardiovascular.

    Las mujeres que experimentan una menopausia prematura o temprana pueden tener un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, en comparación con las mujeres que alcanzan la menopausia a la edad esperada, aunque esto sigue siendo controvertido.

    Un estudio reciente sugirió que las mujeres con menopausia precoz también pueden tener un mayor riesgo de accidente cerebrovascular. Esto podría deberse a la pérdida de los efectos beneficiosos del estrógeno en los vasos sanguíneos y el perfil de lípidos (grasa en la sangre) de las mujeres más jóvenes. Aún se necesita una mayor comprensión en esta área.

    También hay otros factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, como antecedentes familiares, presión arterial alta y niveles altos de colesterol.

    Un estilo de vida saludable puede ayudar a reducir el riesgo de problemas cardiovasculares y cardíacos. Dejar de fumar, comer una dieta sana y equilibrada con muchas frutas y verduras, mantener un peso corporal saludable y hacer actividad física regularmente reduce el riesgo de enfermedades cardíacas en mujeres de todas las edades.

    Existe alguna evidencia que sugiere que el uso de la terapia hormonal menopáusica, o THM (anteriormente llamada terapia de reemplazo hormonal o TRH) en mujeres con menopausia precoz, reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular.

    Se recomienda que controles anualmente la presión arterial, el peso, el tabaquismo y los niveles de colesterol y azúcar, así como una entrevista con un especialista, para ayudar a controlar los riesgos de enfermedad cardiovascular.

    4.- Riesgos de enfermedades neurológicas.

    Las mujeres con IOP no tratadas con terapia hormonal tienen un posible riesgo de un efecto negativo sobre la cognición y las funciones de memoria verbal. Algunos estudios sugieren que existe un mayor riesgo de demencia y enfermedad de Parkinson en estas mujeres.

    El tratamiento con hormonas, que puede ser la terapia hormonal menopáusica (THM) o la píldora anticonceptiva oral combinada, se recomienda al menos hasta la edad esperada de la menopausia (aproximadamente 50 a 54 años) para mantener la salud y el bienestar.

    Como cualquier tratamiento, este puede tener efectos secundarios. Los riesgos comúnmente asociados con la THM o la píldora incluyen un pequeño aumento en el riesgo de trombosis.

    5.- Afectaciones psicológicas y emocionales.

    El diagnóstico de una menopausia precoz puede traer muchos cambios y desafíos, cuando la menopausia no llega a la edad y etapa de la vida que esperabas, puede tener un gran impacto en tu bienestar. Las mujeres que experimentan la menopausia prematura o temprana pueden tener un mayor riesgo de depresión, ansiedad y cambios de humor.

    Puede ser muy molesto para algunas mujeres experimentar la menopausia a los 20 o 30 años cuando esperaban que ocurriera a los 40 o 50 años. A menudo, este es un momento de sentimientos de pérdida, tristeza y dolor. Estos sentimientos son muy comunes, junto con los sentimientos de perder la imagen corporal, la fertilidad, la feminidad y la sexualidad, y sentirse viejo antes de tiempo.

    Puede tomar algún tiempo diagnosticar una menopausia precoz. No saber lo que está mal, no tener control sobre los síntomas y no saber lo que depara el futuro puede ser aterrador. Algunas mujeres con menopausia precoz hablan de “pérdida de la feminidad” y “pérdida de sueños”.

    Durante este tiempo, las mujeres pueden experimentar una sensación de pérdida de control, pérdida de capacidad para planificar y pérdida de la propia imagen, pero a menudo no hay nadie con quien compartir el dolor. Es posible que las amigas no lo entiendan porque aún no están experimentando la menopausia y, para algunas, las madres tampoco han llegado a la menopausia.

    Las mujeres que han inducido la menopausia con los cambios hormonales repentinos pueden experimentar síntomas que a menudo son más severos e impredecibles, lo que puede ser angustiante.

    Es importante tener una red de familiares, amigos y profesionales de la salud que te ayuden a través del diagnóstico inicial de la menopausia precoz, y más allá, según tu edad y etapa de vida.

    6.- Cambios en la imagen corporal.

    Una menopausia prematura o temprana, particularmente cuando es repentina, puede significar un cambio significativo en la forma en que ves tu cuerpo. La caída repentina de hormonas con una menopausia quirúrgica, por ejemplo, puede hacer que sientas que tu cuerpo está fuera de control.

    Los síntomas que son frustrantes, molestos, confusos y angustiantes pueden hacer que pienses de manera diferente sobre tu cuerpo. Los sofocos, la piel seca, la vagina seca y un mayor riesgo de osteoporosis son cambios significativos para experimentar a los 20 o 30 años.

    No es sorprendente que las mujeres hablen de no poder confiar en su cuerpo y verlo de una manera negativa, sin sentirse tan atractivas o deseables. No se supone que un cuerpo joven se comporte así. Si estás pensando negativamente sobre tu cuerpo y es angustiante, debes hablar sobre tus sentimientos con tu médico o psicólogo.

    7.- Cambios en el sexo y las relaciones.

    Sentirse estresada, consciente de tu cuerpo, deprimida o ansiosa por la intimidad puede hacer que el sexo sea incómodo e incluso doloroso.

    A veces, la dispareunia (sexo doloroso) comienza como un problema físico, pero luego tiene un efecto psicológico, causando estrés y ansiedad.

    Además de comprender cómo los síntomas físicos pueden afectarte a ti y a tus relaciones, es útil comprender cómo el estado de ánimo y las emociones afectan tu relación.

    Puede ser angustioso tener sofocos y sudores a una edad temprana y aún más angustiante tener una vagina seca y delgada, lo que hace que el sexo y la intimidad sean dolorosos. El sexo puede nunca haber sido un problema en el pasado y ahora lo es. A algunas mujeres les resulta frustrante y vergonzoso explicar lo que le está sucediendo a su pareja.

    Se puede desarrollar un círculo vicioso donde las experiencias pasadas de sexo doloroso causan temor anticipado a más dolor. Este miedo crea estrés, tensión y reduce la líbido y la excitación. Como resultado, el sexo se vuelve doloroso.

    Explorar las mejores opciones y tratamientos posibles, y usar una comunicación abierta con tu compañero, es absolutamente vital. Puede ser útil llevar a tu pareja a las citas de un ginecólogo o médico. Si la menopausia precoz ha causado problemas en tu vida sexual, hay muchos tratamientos que pueden ser útiles: podría tratarse de encontrar el adecuado.

    Para Cerrar.

    También te puede interesar leer Qué Pasa si Tomo Complejo B en Exceso.

    Si es posible, busca un médico de apoyo y comprensivo que te ayude a adaptarte al diagnóstico de menopausia precoz. Esta es un área especializada y generalmente, al menos inicialmente, un endocrinólogo o ginecólogo con experiencia en menopausia precoz debe evaluar y asesorarte.

    Tu médico debe verte regularmente a lo largo de los años para reevaluar tus necesidades de salud, incluida la revisión de los medicamentos y realizar pruebas de rutina para detectar posibles riesgos asociados con el IOP. A menudo es necesario que un equipo de profesionales de la salud te supervise durante los años posteriores al diagnóstico.

    Es posible que debas buscar una clínica especializada en menopausia temprana o profesionales individuales, como especialistas en infertilidad, endocrinólogos (especialistas en hormonas), psicólogos o psiquiatras para recibir apoyo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir