Consecuencias de Ser Infiel.

Hay diferentes tipos de relaciones en las que una pareja puede estar. Una relación monógama es aquella en la que dos personas acuerdan no participar en actividades íntimas con otra persona. Luego está la relación abierta. Esto es cuando cada parte acuerda que la participación íntima con otra persona, o personas, es aceptable. En una relación abierta no existe el engaño. Son las relaciones monógamas las que sienten el fuerte impacto de la infidelidad. Así que aquí vamos a ver las consecuencias de ser infiel con tu pareja.

Índice De Contenidos()

    Definir la Infidelidad.

    La infidelidad puede significar muchas cosas. Depende mucho de las personas en la relación, de sus valores, sus edades y el tiempo que ha tenido la relación en formarse. Las circunstancias bajo las cuales la pareja se reunió pueden jugar un factor importante también.

    Para algunos, el simple coqueteo con otra persona se considera infidelidad. Tomar una taza de café o salir a cenar puede ser percibido como ser infiel. Besar a otra persona podría considerarse de infieles. La participación sexual con otra persona casi siempre se considera infidelidad. Lo fundamental es que las partes en una relación comprometida tengan ideas similares de lo que constituye la infidelidad, y esté claro desde el principio.

    La peor parte de la infidelidad amorosa es el secretismo. Ser infiel implica escabullirse y mentir sobre con quién has estado, dónde has estado y qué has estado haciendo. Y esto aplica a cualquiera sin distinción de género.

    Consecuencias de Ser Infiel
    Consecuencias de Ser Infiel

    Tipos de infidelidades.

    Hay muchos niveles y grados de infidelidad. Algunos podrían pensar que una aventura de una noche no es tan mala como una aventura duradera. Una aventura de una noche implica que el asunto íntimo ocurrió solo una vez. Puede haber sucedido con una persona que acabas de conocer, o puede pasar con alguien que conoces desde hace algún tiempo. De cualquier manera, la suposición es que es un evento de una sola vez.

    Cuando ese evento único ocurre con más frecuencia y se convierte en reuniones regulares, se considera algo más grave. No es raro que, lo que pensabas que sería una aventura de una noche, termine convirtiéndose en un asunto de larga duración. Sin embargo, si eres la persona que fue engañada, el nivel o grado no importa. Duele, no importa cuál sea el tipo de infidelidad.

    Razones para el Engaño.

    Las razones por las que la gente es infiel son muchas. Esencialmente, las discusiones y peleas de una relación causan fisuras que pueden hacer que una persona busque compañía y consuelo de fuentes externas a la relación. Cuando una pareja no participa en actividades que fueron en un tiempo divertidas y gratificantes para ambos, también puede ocurrir la infidelidad.

    Puede suceder cuando la parte que engaña ya no se siente atraída por su pareja, o encuentra a otra persona más atractiva que su pareja. Cada vez que hay un estrés en la relación, existe la posibilidad de que alguien sea infiel. La fuerza de la relación y las personalidades de las personas involucradas son ambos factores que inciden mucho en la aparición de infidelidades.

    Cuando una pareja enfrenta dificultades financieras, hay espacio para moverse fuera de la relación, dependiendo de cómo las partes manejen el estrés. El ambiente de vida y el intercambio de tareas domésticas, si una de las partes siente que está haciendo más trabajo, puede sentirse menospreciada. Puede sentir que la otra persona no está haciendo un trabajo lo suficientemente bueno con las tareas domésticas. Esto puede conducir a pequeños argumentos y peleas que pueden producir un colapso en la relación. La mala comunicación también puede causar un colapso de una relación.

    Consecuencias de ser Infiel.

    Para la mayoría de las personas, engañar a la pareja lo hace sentirse mal. Estar involucrado con otra persona mientras estás en una relación comprometida es romper una promesa. Si eres infiel y no te atrapan, puede comerte por dentro. La culpa puede ser una emoción abrumadora con la que cargar.

    Dos efectos comunes de reprimir la culpa son la ansiedad y la depresión. Para aliviar los sentimientos negativos asociados con la culpa, la parte que engaña puede decidir de manera independiente acercarse a la pareja que fue engañada. A esto se le llama coloquialmente como el peso de la conciencia. Querer enmendar algo que hizo mal.

    Saber que tu pareja te ha engañado, duele. Es la sensación de que tu pareja eligió estar con otra persona, que le gusta otra persona más que a ti. Considera por un momento al niño pequeño jugando con un amigo, si el amigo decide ir a jugar con alguien más, es perjudicial para el niño que se quedó atrás.

    Hacer trampa en una relación es el mismo concepto emocional, aunque a un nivel mucho más íntimo. Las cicatrices de este evento pueden ser duraderas. Es posible que la parte que fue engañada nunca vuelva a confiar en su pareja. Si la pareja decide permanecer juntos y resolverlo, es mejor tener un plan.

    • Discute por qué ocurrió el engaño.
    • Planifica una forma de arreglar lo que estaba mal.
    • Reconoce que habrá problemas de confianza y gestiona una forma de evitar poner a cualquiera de las partes en la posición donde la confianza se vea comprometida nuevamente.
    • Debes trabajar para construir esa confianza nuevamente. Puede llevar mucho tiempo, pero puede suceder.

    En los casos en los que la relación está demasiada rota, generalmente se procede al divorcio, con lo que se pone formalmente fin a años de relación. Sin embargo, la infidelidad también tiene consecuencias en el proceso de divorcio.

    Si hubo un evento que rompió tu relación o si han sido muchos años de infelicidad, un divorcio todavía es mucho para comprender. Como procedimiento legal, inspecciona sus vidas con un peine de dientes finos, observa las finanzas, las pertenencias e incluso las emociones para determinar quién merece qué en la división.

    Cuando alguien de la pareja tiene una aventura, todo el proceso se vuelve mucho más acalorado y urgente. Aquí hay un resumen de algunas de las consecuencias que puede tener un romance extra en un divorcio ya contencioso. Esto incluye los efectos legales, emocionales y psicológicos que este comportamiento tiene en una pareja divorciada.

    Acuerdo mutuo.

    Existen diferentes tipos de divorcios, y cada uno tiene su propia intensidad emocional y psicológica. Existe el acuerdo bilateral de divorcio donde ambos cónyuges son infelices y concluyen que serán más felices estando separados. En un divorcio como este, la pareja a menudo puede llegar a un acuerdo mutuo, resolver sus asuntos de manera amigable y mantenerse en contacto como amigos con poco malestar emocional. Este es un escenario ideal de divorcio.

    Problemas en el futuro.

    Luego está el divorcio unilateral en el que un cónyuge toma la decisión de divorciarse ante la conmoción total del otro cónyuge. Este tipo de divorcio significa más intensidad emocional y psicológica para el cónyuge que no era consciente de los problemas en el matrimonio.

    El que decidió irse ha tenido tiempo de pensar, reflexionar y sopesar las opciones y de divorciarse emocionalmente del matrimonio. El otro cónyuge, que está sorprendido, puede sentirse abandonado o abandonada. Existe un desequilibrio de poder con el que deja ser el que controla la mayoría de los aspectos de si el matrimonio continuará o no.

    El problema con una aventura.

    Agrega a esto un tercero y el tema de una aventura y la intensidad emocional se agrava. El cónyuge que se queda atrás no solo se sentirá abandonado, sino que también se sentirá reemplazado por alguien mejor, más joven y más atractivo, si es el caso. El dolor en este tipo de divorcio proviene de perder una posición de importancia en la vida de su cónyuge, de las creencias sobre la inmoralidad, la traición y los sentimientos de fracaso como cónyuge.

    Cuando un tercero entra en discordia, ciertas cosas psicológicas comienzan a suceder en la mente del cónyuge infiel. Su pensamiento se torna sesgado para justificar su comportamiento. Negar cualquier acto incorrecto significa echar la culpa y, por lo general, todo se arroja al cónyuge fiel.

    Normalmente, un cónyuge que tiene una aventura es una persona decente que es consciente de su comportamiento y de cómo la sociedad lo desaprueba. Aunque son conscientes de la inmoralidad de sus acciones, continúan con la relación, lo que significa lidiar con sentimientos de culpa.

    El juego de la culpa.

    Los sentimientos de culpa los motivan a demonizar al cónyuge fiel en un intento de justificar su aventura. Acusarán a su cónyuge de muchos rasgos y comportamientos negativos e imperdonables. El cónyuge fiel es retratado como una pareja inadecuada, lo que no le dejó más remedio que encontrar un reemplazo adecuado.

    No solo se demonizará al cónyuge fiel, sino que se reescribe la historia para que parezca que han sido inadecuados durante toda la duración del matrimonio. El cónyuge infiel recreará el matrimonio y lo que sucedió durante el matrimonio para que parezca que han sufrido mucho dolor e infelicidad durante todo el matrimonio.

    Puede decir cosas como: "Me forzaron a casarme contigo" o "Nunca me has amado como necesitaba ser amado" o "He vivido en el infierno durante años". Estas personas dirán cualquier cosa siempre que les permita parecer víctimas del matrimonio y estar plenamente justificados para abandonar a su cónyuge culpándolo de la acción.

    Choque y confusión.

    El cónyuge fiel cuestionará su propia cordura y repetirá su matrimonio en su mente tratando de encontrar alguna pista de toda la infelicidad de la que el cónyuge infiel les cuenta. Preguntará cómo su cónyuge, alguien a quien ha amado y en quien ha confiado, podría traicionarlo de esa manera. Primero para tener una aventura y luego para reescribir la historia de su matrimonio de tal manera que traten de echarle la culpa a sus pies.

    El cónyuge fiel se preguntará cómo su cónyuge podría culparlo por tener una aventura amorosa y cómo podrían difamar a su personaje después de muchos años de recibir amor, respeto y confianza.

    El cónyuge fiel cuestionará su propio recuerdo de lo que pensaba que era un matrimonio feliz. Se pregunta si el matrimonio nunca fue más que una farsa y un producto de su imaginación. Se pregunta por qué el cónyuge infiel nunca se quejó si eran infelices o por qué nunca solicitó cambios en la relación.

    Para cerrar.

    También te puede interesar Qué Pasa si Pierdes un Juicio. Qué Opciones Legales Tienes.

    Como podrás ver, aparte del divorcio, existen muchas consecuencias emocionales de la infidelidad, que al fin y al cabo, son mucho más importantes que el arreglo monetario al que puedas llegar.

    Ser castigado por el engaño de tu cónyuge es un estado abrumador en el que encontrarse. La recuperación del estrés de un trauma emocional tan profundo es lenta. Si te has encontrado en tal situación, recuerda, con el tiempo viene la curación y la comprensión.

    Te reirás de nuevo, amarás de nuevo y el sol brillará de nuevo. Todo lo que tienes que hacer es confiar en tus recuerdos, nunca olvides que la locura causada por una aventura no es tu culpa y que no estás solo porque en la sociedad actual el engaño es la razón número uno para el divorcio.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir