Consecuencias de Tener 300 de Azúcar.

Hacerse pruebas de azúcar y tener niveles cercanos a los 300 mg/dl es un claro indicativo de sufrir de hiperglucemia. Veamos las consecuencias de tener 300 de azúcar en tu organismo y lo que puedes hacer para mejorar y controlar ello. La hiperglucemia ocurre cuando el nivel de azúcar en sangre es más alto que el nivel considerado normal. La diabetes se convierte en una afección crónica con hiperglucemia.

Si tienes diabetes, tus objetivos para el tratamiento incluyen reducir el azúcar en la sangre de manera constante. Una sola medición de niveles altos de azúcar en la sangre también puede alertarte sobre la posibilidad de una crisis hiperglucémica que necesita atención inmediata. Los siguientes son los conceptos básicos sobre qué es la hiperglucemia y cómo reducir su riesgo y tratarlo si ocurre.

Consecuencias de Tener 300 de Azúcar
Medidor de glucosa en la sangre
Índice De Contenidos()

    Qué es la Hiperglucemia.

    La hiperglucemia es un aumento anormal en los niveles de azúcar en la sangre. La mayoría de las veces relacionada con la diabetes, también puede ocurrir en caso de enfermedades infecciosas o hepáticas o síndromes inflamatorios. En otras palabras, con diabetes, tienes glucosa alta crónica en la sangre. En la prediabetes, el azúcar en la sangre es más alto de lo normal pero no tan alto como en la diabetes. Veamos los siguientes valores:

    Niveles Considerados Como Normales.

    1. Prueba de A1C: Menor a 5,7%.
    2.  Glucosa en plasma en ayunas (FPG): Menor a 99 mg/dl.
    3. Test Oral de tolerancia a la glucosa: Menor a 139 mg/dl.

    Niveles asociados a la prediabetes.

    1. Prueba de A1C: Entre 5,7% y 6,7%.
    2. Glucosa en plasma en ayunas (FPG): Entre 100 y 125 mg/dl.
    3.  Test Oral de tolerancia a la glucosa: Entre 140 a 199 mg/dl.

    Niveles asociados a la diabetes.

    1. Prueba de A1C: Mayor a 6,7%.
    2. Glucosa en plasma en ayunas (FPG): Mayor a 126 mg/dl.
    3. Test Oral de tolerancia a la glucosa: Mayor a 200 mg/dl.

    Como habrás visto en estos valores, tener niveles de glucosa cercanos a los 300 mg/dl es un indicativo de diabetes, y debes ponerte en consulta inmediatamente. Es muy peligroso para tu salud.

    La hiperglucemia también puede referirse a episodios agudos o de corta duración de niveles anormalmente altos de azúcar en la sangre. Puedes detectar la hiperglucemia cuando evalúas en tu casa los niveles de azúcar en sangre y descubres que el resultado es más alto que los objetivos que te dio tu médico.

    Puedes tener un rango de objetivos para cuando controles tu nivel de azúcar en sangre mientras estás en ayunas o antes de una comida, y otro para después de una comida. Asegúrate de preguntarle a tu médico cuáles deberían ser tus objetivos en diferentes momentos del día, ya que los objetivos individuales de las personas pueden variar.

    Niveles de azúcar en sangre con Hiperglucemia.

    1. Hiperglucemia en ayunas: Mayor a 130 mg/dl.
    2. Después de una comida (posprandial): Mayor a 180 mg/dl.
    3.  Riesgo de cetoacidosis diabética: Mayor a 250 mg/dl.
    4. Riesgo de síndrome hiperosmolar hiperglucémico diabético: Mayor a 600 mg/dl.

    La hiperglucemia puede ser una señal de advertencia de peligro inminente, y es posible que necesites atención médica rápida o de emergencia. Si tus niveles son cercanos a 300 mg/dl tienes un alto riesgo de cetoacidosis diabética y debes colocarte en control médico de inmediato.

    Posibles causas de la hiperglucemia.

    La hiperglucemia puede producirse cuando el azúcar, en forma de glucosa en la sangre no puede ingresar al músculo, la grasa y otras células que la necesitan. Esto puede deberse a que no tiene suficiente insulina o porque la insulina no funciona tan bien.

    La causa más común de hiperglucemia crónica es la diabetes. La hiperglucemia también puede ocurrir en enfermedades infecciosas o hepáticas o síndromes inflamatorios. Esta hiperglucemia es común durante la fase aguda de enfermedades graves. Es entonces una reacción al estrés (anormalidades hormonales y metabólicas).

    Los medicamentos también pueden inducir hiperglucemia transitoria, o incluso diabetes: corticosteroides, ciertos tratamientos del sistema nervioso (especialmente los llamados neurolépticos atípicos), antivirales, ciertos medicamentos contra el cáncer, medicamentos diuréticos y anticonceptivos hormonales.

    En lugar de ser utilizada por las células de tu cuerpo, la glucosa permanece en tu sangre y se acumula a medida que consume más carbohidratos y tu hígado continúa produciendo y liberando glucosa en la sangre de manera natural.

    Los medicamentos para la diabetes y otros tratamientos pueden mantener principalmente bajo control la glucosa en sangre, pero puede desarrollarse hiperglucemia cuando se pierde el equilibrio. Estas son algunas causas probables de hiperglucemia.

    1.  No usar la insulina adecuadamente.
    2. No hacer suficiente actividad física.
    3. Evitar tu dieta para la diabetes.
    4.  No usar suficiente insulina o medicamentos orales para la diabetes.
    5. Tener una enfermedad o infección, incluido el resfriado común.
    6.  Tener estrés en tu vida.
    7. Tu doctor especialista de confianza puede ayudarte a mantenerte al tanto de tus comportamientos de control de la diabetes para que puedas reducir el riesgo de hiperglucemia, y a descubrir formas de reducirla.

    Síntomas más recurrentes en la hiperglucemia.

    Es posible que no tengas ningún síntoma de hiperglucemia al comienzo. Sin embargo, puedes notar síntomas si tus niveles se mantienen altos.

    1.  Micción frecuente.
    2.  Mucha sed.
    3. Pérdida de peso involuntaria.
    4.  Dolores de cabeza.
    5.  Cansancio físico y mental.

    También puedes notar síntomas de hiperglucemia si los niveles se mantienen elevados durante mucho tiempo y desarrollas complicaciones de la diabetes. Estos pueden incluir:

    1. Mala visión debido a neuropatía retiniana.
    2. Entumecimiento o dolor en pies y manos debido a neuropatía periférica.
    3. Heridas y cortes que son lentos para sanar y propensos a infecciones.
    4. Daño en los riñones.

    Consecuencias del alto nivel de glucosa.

    La hiperglucemia puede tener graves consecuencias, que incluyen:

    1.  Complicaciones de la diabetes.
    2. Cetoacidosis diabética (CAD).
    3. Síndrome hiperglucémico hiperblucémico diabético (HHS).

    1.- Complicaciones de la diabetes.

    La hiperglucemia crónica, o tener un nivel alto de azúcar en la sangre durante períodos prolongados, como semanas o meses, puede provocar complicaciones de salud por la diabetes. Estos pueden incluir neuropatía diabética que causa hormigueo o entumecimiento en las manos y los pies, enfermedad renal, problemas de visión debido a la neuropatía diabética y / o cataratas, problemas en los pies, incluida la curación lenta de heridas y enfermedades del corazón.

    El riesgo de estas complicaciones tiende a ser mayor cuando sus valores de A1C son mayores. Es por eso que tu médico puede ordenarte pruebas de laboratorio de A1C varias veces al año. Tu médico puede ajustar el objetivo de A1C o alterar los medicamentos o hacer otras recomendaciones basadas en los resultados.

    No necesitas esperar una prueba de A1C en el consultorio de tu médico para tener una idea del nivel de glucosa en sangre. La hiperglucemia posprandial o en ayunas puede ser una señal de que los niveles son demasiado altos la mayor parte del tiempo. Esa es una razón por la cual es importante medir y registrar los niveles de glucosa en sangre con frecuencia.

    La hiperglucemia en ayunas o después de las comidas puede ser no solo una señal de un mayor riesgo de complicaciones diabéticas, sino que también puede ser una señal de advertencia de algunas situaciones graves.

    2.- Cetoacidosis diabética (CAD).

    Con la Cetoacidosis diabética no existe suficiente insulina en tu cuerpo. No puedes usar la glucosa adecuadamente para convertirla en energía, en cambio, tu cuerpo descompone la grasa para usarla como combustible y produce cetonas tóxicas.

    Estas cetonas se acumulan en el torrente sanguíneo y algunas se excretan al orinar. La cetoacidosis diabética puede conducir al coma, así que debe tratarse como una emergencia. Puedes usar fácilmente una tira reactiva casera para determinar si tienes cetonas en la orina.

    3.- Síndrome hiperglucémico diabético (HHS).

    El HHS puede ocurrir si tu cuerpo tiene insulina, pero la insulina no está haciendo su trabajo lo suficientemente bien. El resultado es que el cuerpo no puede usar glucosa o grasa para obtener energía. En cambio, pueden excretarse en la orina y puedes deshidratarte o entrar en coma. Esta es una situación de emergencia.

    Otros síntomas de HHS y CAD pueden incluir presión arterial baja, confusión, frecuencia cardíaca rápida y vómitos. Debido a la gravedad de la hiperglucemia y sus consecuencias, es importante reconocerla y tratarla de inmediato.

    Recomendaciones.

    Hay algunas estrategias que puedes usar para tratar de bajar el azúcar en la sangre si es alta. Las estrategias no siempre son apropiadas para cada caso de hiperglucemia, así que asegúrate de hablar con tu médico para que pueda tener un plan seguro para ti si descubre que tu nivel de azúcar en la sangre es alto.

    1.  Beber agua. Esto puede combatir la deshidratación ya que diluye la alta concentración de glucosa en la sangre.
    2. Ejercicio. La actividad física aumenta tu sensibilidad a la insulina y ayuda a bajar el azúcar en la sangre. Has ejercicio durante 15 minutos y luego vuelve a controlar tu nivel de azúcar en la sangre. Esta no es una opción segura si tienes cetoacidosis.
    3.  Come un refrigerio alto en proteínas y bajo en carbohidratos, como un huevo hervido duro, almendras o queso.
    4.  Colócate una dosis de un medicamento de insulina de acción rápida si tienes uno.
    5. Cuida tu peso. Sirve porciones más pequeñas de alimentos bajos en calorías.
    6. Elige alimentos más saludables. Has hincapié en los granos integrales, verduras, frijoles, nueces y pescado, al tiempo que limita los alimentos y bebidas azucaradas, el pan blanco, harinas y las carnes grasas.
    7. Controla tus carbohidratos. Come solo una pequeña cantidad de carbohidratos a la vez e incluye algunas grasas y proteínas saludables cuando tengas carbohidratos. Los ejemplos incluyen tostadas integrales con mantequilla de maní, pasta integral mezclada con aceite de oliva y pechuga de pollo.
    8. Estar físicamente activo. Un buen objetivo para muchas personas es realizar al menos 150 minutos por semana de actividad física de intensidad moderada a vigorosa. Puedes comenzar haciendo un nivel con el que te sientas cómodo.
    9. Toma tus tratamientos para la diabetes de acuerdo a lo recetado.
    10.  Controla tus niveles de glucosa según lo recomendado por el especialista.

    Debes llamar a tu doctor especialista de inmediato si ocurre lo siguiente:

    1. Estás vomitando y no puedes retener líquidos o alimentos (emergencia).
    2. Tienes cetonas en la muestra de orina (emergencia).
    3.  Tu nivel de azúcar permanece por encima de 240 mg/dl, sin muestras de poder bajar.
    4.  Tienes diarrea o vómitos, aun pudiendo contener uno que otro tipo de alimento.
    5. No puedes alcanzar tus objetivos de glucosa en sangre, aunque estés tomando los medicamentos recomendados y siguiendo tu plan de manejo.

    Para Terminar.

    También te puede interesar leer sobre las “Consecuencias de un ictus”.

    La hiperglucemia es una preocupación constante en la diabetes, pero puedes tomar medidas que mantengan tus niveles de azúcar en control. El monitoreo puede facilitar un estilo de vida mejor y más saludable y promueve otras estrategias de autocontrol de la diabetes a través del seguimiento. Los nuevos hábitos saludables pueden conducir a un mejor control glucémico y una mejor salud general.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir