Qué Pasa si Lloras Mucho.

Qué Pasa si Lloras Mucho. Las personas que lloran mucho tienen una personalidad única. Los seres humanos son bendecidos con sentimientos y, como resultado, todos pasamos por una variedad de emociones, y cada uno de nosotros tiene un enfoque diferente para lidiar con ellas. Todos manejamos las situaciones emocionales de manera diferente.

Aunque el llanto desesperado puede parecer la parte más abismal de la experiencia humana, en realidad tiene un propósito bastante importante. El tipo de lágrimas que lanzamos como respuesta a una emoción extrema se llama lágrimas psíquicas o floridas. Derramamos otros dos tipos de lágrimas: basal y reflejo, pero sirven para lubricar o limpiar los ojos.

Son las lágrimas psíquicas que dejamos salir cuando lloramos. Producimos estas lágrimas como respuesta a todos los sentimientos, tristeza, frustración, ira, placer o dolor. Y cuando lo estamos haciendo, nuestro cuerpo está haciendo todo tipo de cosas, por todo tipo de razones.

Qué Pasa si Lloras Mucho
Qué Pasa si Lloras Mucho
Índice De Contenidos

    Qué Pasa si Lloras Mucho.

    Como personas que sentimos, tendemos a experimentar felicidad y tristeza con diferentes grados. A veces es fácil de manejar y, a veces, es abrumador, el tipo de emociones por las que pasamos. En general, las personas tienden a asociar el sentimiento de tristeza con el de Depresión, y tiende a llorar mucho.

    Sin embargo, los psicólogos tienen una opinión diferente sobre este asunto. Según su estudio, descubrieron que llorar mucho es en realidad una buena señal y es saludable. De hecho, las personas que tienden a llorar mucho tienen rasgos de personalidad únicos. La próxima vez que estés a punto de derramar una lágrima o dos, recuerde estas pocas cosas y estarás listo para seguir en la vida:

    1.- El llanto alivia el estrés.

    Derramar lágrimas te ayuda a liberarte del estrés y la tristeza que sientes. Si eres de los que pueden dejar fluir fácilmente tus emociones, entonces recuerda que eres una persona que puede salir de cualquier agitación emocional.

    Una vez que hayas terminado de derramar lágrimas, te sentirás liviana y podrás tener una idea más clara de lo que está sucediendo en tu vida y lo que está por venir.

    2.- No temes a tus sentimientos.

    Llorar también es una señal de que no tienes miedo de tus sentimientos. Permitirse sentirse libre y llorar es una señal de que aceptas tu vulnerabilidad y te estás admitiendo a tí mismo que eres una persona sensible. Eres una persona fuerte y tienes el coraje de abordar tus emociones tal como están. Es un signo de un corazón y un cerebro sanos. Sea lo que sea que estés haciendo contigo mismo, sigue haciéndolo más.

    3.- No te importa lo que digan.

    ¿Eres de las que anda con el corazón en la mano? Felicidades, eres un ser humano precioso. Porque, querida, no todos son valientes para decir lo que piensan. Si puedes dejar que tus emociones fluyan libremente frente a otras personas, sostén tu valiente corazón y mantenlo a salvo.

    No mucha gente entenderá lo que haces. Estás inspirando a tantas personas para que puedan expresar su verdad y disfrutar de la autoaceptación. Entonces, otros pueden hablar lo que tengan que hablar. Es para tu propio beneficio y no importa lo que diga la gente.

    4.- Tienes equilibrio emocional.

    Cuando aceptas tus emociones, puedes lograr un equilibrio en tu vida. Equilibrar tu vida no se trata solo de armonizar la vida laboral, personal y social, sino también de poder lograr un equilibrio entre tus emociones y sentimientos. Cuando aceptas tus emociones, finalmente puedes sentirte tranquila.

    5.- Tu cuerpo sufre muchos cambios.

    La mayoría de las mujeres lloran una vez o más al mes, y el 33 por ciento de las mujeres lloran al menos una vez por semana. Además, el 60 por ciento de las mujeres no realizan la cantidad recomendada de actividad física, mientras que el 25 por ciento de las mujeres no hacen ejercicio en absoluto.

    Todo esto para decir que muchas mujeres lloran más de lo que hacen ejercicio. ¿Qué tiene que ver el llanto con el ejercicio?

    Bueno, la conexión no está muy lejos. El llanto tiene un efecto en tu cuerpo, algunos de ellos positivos, y mucho depende de qué tipo de lágrimas estás secretando. Hay incluso más de una forma de llorar, hay tres.

    Tu cuerpo puede producir lágrimas basales, reflejas y psíquicas. Las lágrimas basales son responsables de mantener los ojos húmedos, las lágrimas reflejas son las que te ayudan a deshacerte de una pestaña rebelde, y las lágrimas psíquicas son las que caen después de experimentar una fuerte emoción.

    Esto es lo que sucede cuando comienzas a sollozar y a producir cualquiera de estos tres tipos de lágrimas. A tu cerebro no le importa si eres feliz o estás a punto de ser comido por un tiburón. Por extraño que parezca, los humanos podemos llorar por casi cualquier razón. Aún más extraño es que partes de nuestro cerebro ni siquiera pueden diferenciar por qué estamos llorando.

    En nuestras cabezas se encuentra una pequeña región del cerebro del tamaño de una almendra llamada hipotálamo. Cuando estás feliz, triste, estresado, tu hipotálamo solo sabe hacer una cosa, reaccionar.

    Recibe una señal de otra parte del cerebro llamada amígdala. La amígdala continúa pasando la pelota al sistema nervioso. Y, después de esta serie de eventos afortunados o desafortunados, tus conductos lagrimales comienzan a bombear esas lágrimas. Mientras tanto, tu hipotálamo, el responsable de todo este desastre, ni siquiera entiende por qué está llorando.

    Un "entrenamiento" de cuerpo completo.

    Si lloramos con suficiente frecuencia, es como conseguir un entrenamiento. Todo lo que tienes que hacer es recordar a un niño pequeño haciendo un berrinche y sabrás cuán activo puede llegar a ser el llanto.

    Incluso si no caes al suelo y te dejas caer como un pez cuando lloras, tus hombros probablemente todavía estén rebotando, soltando esos fuertes sollozos. Tu piel puede mancharse o incluso puedes desarrollar dolor de cabeza.

    Las personas que lloran exhiben frecuencias cardíacas elevadas y aumento de la sudoración. En este sentido, llorar es un “entrenamiento” para el cuerpo. Esto se debe a la respuesta de lucha o huida del cuerpo a lo que sea que te haya afectado.

    Cuando sientes que estás a punto de perder algunas lágrimas, también comienzas a sentir un nudo duro que se forma en la parte posterior de la garganta. A veces ni siquiera tienes que estar triste para experimentarlo. Si estás nervioso, también puedes encontrarte con ese nudo.

    En terminología médica, se conoce como “sensación de globo”. Podemos pensar que estamos literalmente conteniendo las lágrimas, pero, en realidad, solo estamos experimentando la sensación de que algo está atorado en nuestras gargantas. Dicho esto, aunque no es "real", puedes aliviar la sensación bebiendo un poco de agua o comiendo.

    Además de tratar de evitar la sensación con algunos líquidos y comida, no hay mucho más de lo que se puede hacer, no hay un tratamiento definitivo.

    Llorar con los ojos y la nariz.

    Cuando tu sistema nervioso recibe la señal de nuestras emociones, tu sistema lagrimal se pone en marcha, produciendo y drenando lágrimas al mismo tiempo. La glándula lagrimal se encuentra entre el párpado y el globo ocular. Cuando parpadea reflexivamente, tu párpado extiende una lágrima a través del ojo y lo drena hacia un conducto que fluye hacia la nariz.

    Si bien puedes imaginarte a una persona llorando por sus ojos, todos sabemos que eso es solo parcialmente cierto. Nuestras narices aman ayudar a nuestros ojos a expulsar esas lágrimas, creando una encantadora corriente de mocos.

    El líquido que decide salir de tu nariz mientras lloras es en realidad el mismo tipo que sale de tus ojos, además de algunos mocos. Esencialmente, mientras tus lágrimas caen de tus ojos y fluyen por tu cara, también están haciendo lo mismo internamente: moviéndose de tus ojos hacia la nariz. No estás haciendo más mucosidad, son solo las lágrimas que drenan y se mezclan con la mucosa.

    Las Lágrimas emocionales son más pegajosas.

    Se han descubierto algunos contrastes interesantes al comparar tipos de lágrimas. Las lágrimas físicas o inducidas emocionalmente, que ocurrirían durante, por ejemplo, una ruptura o una película cursi, contienen más proteínas que las lágrimas reflejas.

    Todas las lágrimas contienen enzimas, lípidos, metabolitos y electrolitos. Sin embargo, las lágrimas emocionales contienen más proteínas que cualquier otro tipo de llanto. Si bien nadie sabe exactamente por qué esto es así, una teoría es que las lágrimas con más proteínas (las emocionales) son más viscosas, lo que significa que se adhieren mejor a la piel y corren por la cara más lentamente que otros tipos. Esto hace que nuestro llanto sea más notable para otras personas, para bien o para mal.

    El llanto nos permite mostrar vulnerabilidad, y la vulnerabilidad es crítica para la conexión humana.

    Tus lágrimas pueden matar bacterias.

    Las lágrimas contienen un tipo de proteína llamada lisozima, que funciona para destruir moléculas que son perjudiciales para nuestra salud. La proteína de la lisozima en las lágrimas aniquila las bacterias peligrosas.

    Incluso el ántrax puede ser eliminado por esta proteína tipo superhéroe.

    6.-. Nuestro cuerpo entra en modo de táctica de supervivencia evolutiva.

    Las lágrimas envían una señal a las personas más cercanas a nosotros que les dice que necesitamos su ayuda. La vulnerabilidad que mostramos cuando lloramos acerca a las personas a nosotros, lo que en realidad podría salvarnos de ciertas cosas.

    7.- Nuestro cerebro protege nuestros globos oculares.

    Aunque lloramos lágrimas psíquicas cuando estamos bajo una emoción extrema, las lágrimas psíquicas vienen con una especie de superpoder, una receta perfecta y relajante de endorfinas y señales analgésicas para ayudar a calmar el iris. Entonces, cuando se produce un ataque de llanto psíquico, sus neurotransmisores envían algunas lágrimas basales de confianza para proteger tus ojos y ayudan a calmarlo, como una pastilla para tus ojos.

    8.- Purgamos toxinas.

    Hay algo en ese viejo adagio, "ten un buen llanto". El llanto mejora tu estado de ánimo y tu estado físico. No es broma. En realidad es bastante bueno para ti .

    Algunos científicos afirman que las sustancias químicas se acumulan en el cuerpo durante momentos de estrés elevado. Cuando lloramos emocionalmente, nuestro cuerpo se deshace de estas toxinas y productos de desecho.

    De hecho, algunas investigaciones indican que sofocar las lágrimas emocionales puede causar problemas de salud, como un riesgo elevado de enfermedad cardíaca e hipertensión.

    9.- Nos sentimos más tranquilas después.

    Dado que liberamos un exceso de hormonas del estrés como el cortisol y la prolactina cuando lloramos, nos sentimos más tranquilas después de un buen llanto.

    10.- Obtenemos lo que necesitamos.

    Cuando somos bebés, lloramos para satisfacer nuestras necesidades más básicas. Si estamos hambrientos, somnolientos, sucios, gaseosos o incómodos, lloramos para que un cuidador pueda entrar y solucionar el problema.

    11.- Obtenemos lo que queremos.

    Más tarde (a partir de los 10 meses de edad), nuestras metas de llanto cambian para llamar la atención por otras razones. Algunos expertos creen que esto es cuando comenzamos a aprender el arte del llanto manipulador. Como todos sabemos, algunas personas llevan este oficio el resto de sus vidas, convirtiéndose en verdaderas maestras para obtener lo que quieren.

    Para Cerrar.

    Tambien te puede interesar Qué Pasa Si La Regla Se Retrasa.

    En esencia, llorar parece ser una forma realmente efectiva de recuperarse después de un evento triste o al menos una actividad catártica para participar de vez en cuando.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir