Qué Pasa si Miras a un Gato a Los Ojos.

Los gatos no tienen que recurrir a la fuerza física para salir victoriosos de un conflicto. A menudo usan su técnica más sutil y segura en un enfrentamiento rival, mirar fijamente. Esto te dará una idea de la importancia que tiene para ellos la mirada. Sigue leyendo para explicarte qué pasa si miras a un gato a los ojos.

Los humanos aman el contacto visual. Puede hacernos sentir apreciados, especiales, amados. Sin embargo, como suele ser con nuestros gatos, las cosas no son tan simples. El contacto visual, que vemos como amigable, nuestros compañeros peludos lo ven como asertivo o amenazante. Pero tiene sentido si piensas en el instinto natural de un gato.

Qué Pasa si Miras a un Gato a Los Ojos
Qué Pasa si Miras a un Gato a Los Ojos
Índice De Contenidos()

    Los gatos y las miradas con personas.

    Los gatos interpretan la mirada como intimidación y rivalidad. Eso explica por qué cuando un grupo de amigos está visitando tu casa, el pequeño felino puede acercarse a la persona que no quiere acercarse demasiado a tu gato, mientras que los amantes de los gatos que esperan conocer a tu gato no llaman su atención.

    Las personas que no son fanáticas de los gatos tienden a mirar hacia otro lado o no les hacen contacto visual. Los gatos encuentran esto no amenazante. Por otro lado, a los amantes de los gatos les encanta mirarlos directamente a los ojos, lo que les hace sentirse intimidados o amenazados.

    Naturalmente, tus amigos que aman a tu gato probablemente mirarán en su dirección y lo llamarán, un intento de acercarlo. Sin embargo, ese comportamiento, específicamente el contacto visual directo, puede tener el efecto contrario. Tu gato puede ver esas acciones como amenazantes y, en cambio, acercarse a alguien que está tratando de ignorarlo. Como no están mirando a tu gato, representa una amenaza menor.

    A menudo se alienta a los dueños de gatos a parpadear o guiñar lentamente los ojos (por ejemplo, ojos somnolientos) cuando miran directamente a sus gatos. Esto envía un mensaje de que no eres una amenaza y que no deberían alarmarse. Sin embargo, los gatos siempre prefieren que sus dueños usen su visión periférica para mirarlos en lugar de mirarlos directamente.

    Los gatos pueden ser muy conscientes de sí mismos. Cuando se da cuenta de que está siendo observado, el gato puede evaluar la amenaza y luego volver a lo que sea que estaba haciendo, pero de una manera más consciente. El contacto visual directo intimida a tu gato, lo que puede hacerlo sentir incómodo.

    Una técnica: El parpadeo.

    Dicho esto, no todo contacto visual es malo. Algunas personas intentan "pestañear suave" con sus gatos, parpadeando lenta y deliberadamente mientras miran directamente al gato. Se supone que esta ruptura en el contacto visual transmite “No estoy amenazando, puedes confiar en mi". Algunos gatos incluso pueden parpadear suave, otros pueden volverse más conscientes de sí mismos al esponjarse o arreglarse.

    Algunos afirman que el pestañeo suave puede crear un vínculo más fuerte entre tú y tu gato, pero esto no está del todo confirmado. Una preocupación que escuchamos de vez en cuando es que el gato de un dueño no pestañea suave. Te garantizo que no es porque tu gato no te quiera, sino porque desearía que redujeras el contacto visual intimidante.

    De hecho, los gatos generalmente reservan su contacto visual directo con las cosas en las que se centran, como un juguete o una cena. La mayoría de las veces, un gato está prestando atención a su entorno a través de su increíble visión periférica.

    Si bien los ojos de un gato pueden comunicar cómo se siente, generalmente transmiten solo una parte del mensaje general. Al leer los ojos de un gato, asegúrate de tener en cuenta varios factores. Por ejemplo, las pupilas de un gato pueden dilatarse o contraerse en función de cómo se siente, o simplemente pueden estar adaptándose a la luz.

    Las pupilas del gato.

    Las pupilas de los gatos se contraen o dilatan según la luz. Además, usan sus pupilas para comunicar su estado de ánimo con los demás. Cuando las pupilas de un gato están dilatadas, transmite miedo, excitación leve a agresiva. Sin embargo, cuando un gato está enojado, sus pupilas se contraerán en una línea, lo que significa que están listos para atacar.

    La razón por la que reducen las pupilas es para enfocarse mejor en su rival y proteger sus ojos en caso de un combate físico. Cuando los gatos están relajados, tienden a mantener los ojos entreabiertos como si se estuvieran durmiendo.

    Ojos completamente abiertos: El gato está prestando atención a algo. El gato esta alerta.

    Ojos medio cerrados: El gato tiene sueño o está contento. Puede indicar que tu gato confía en ti.

    Pupilas dilatadas o en expansión: Miedo o excitación agresiva. Nervioso o sumiso. Emoción de ver a un dueño, amigo felino, comida o juguete.

    Pupilas estrechas: Enojado. Confidente. Contenido / calma.

    Miradas entre gatos.

    Cuando los gatos están en rivalidad, inicialmente intentan sobresalirse unos a otros. Si uno de los gatos finalmente mira hacia otro lado, generalmente indica la rendición. Sin embargo, si las miradas prolongadas no pueden resolver el problema, pueden progresar a golpes o luchas en el suelo mientras continúan mirándose el uno al otro.

    El gato dominante mirará al otro gato hasta que su oponente huya. Una vez que comienzan a mirarse, dejarían todo a un lado para enfocar su atención. Permanecerán en un estado de alta tensión hasta que uno comience a parpadear y a alejarse.

    Del mismo modo, esta es la razón por la cual los gatos intentan superarse para resolver conflictos. Es una batalla de voluntades. Es por eso que, si dos gatos están peleando, puede ayudar si rompes su línea de visión con una manta o bandeja, nunca tu cuerpo. Al cortar su línea de visión, pueden distraerse y seguir su camino.

    Para Cerrar.

    Antes de cerrar, también te puede interesar saber sobre Qué Pasa si Pierdes un Ave.

    Lo gracioso de los ojos de un gato, especialmente sus pupilas, es que los sentimientos que transmiten no son completamente claros. En consecuencia, es importante tener en cuenta el lenguaje corporal de tu gato en general para ver cómo se siente.

    Así que recuerda, no sostengas la mirada con un gato, para ellos es sinónimo de amenaza.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir